"...to enclose the present moment; to make it stay; to fill it fuller and fuller, with the past, the present and the future, until it shone, whole, bright, deep with understanding."

Virgina Woolf, The Years


22.4.09

Majadero





¿Cómo habrá pasado la palabra de designar a un mortero a designar una persona grosera?


Publicado en El Mercurio de San Jerónimo. Boletín de noticias curiosas del pasado novohispano publicado por la Universidad del Claustro de Sor Juana, No.2 (Enero-Febrero 2009)

3 comentarios:

Carmen dijo...

Ayy, yo ya había comentado esto desde la otra vez y no se publicó las loqueras que te había puesto. Naque exijo su publicación.
Creo que decía que a lo mejor el ruido y el escándalo que se hace al golper la cosita esa es como oir a alguíen decir palabas altisonantes o "majaderas".
Y cómo estaré receguetas que no me había dado cuenta que me dedicaste este post.
Es lo bueno de no publicar mis comentarios,ya vez ahora si le buscas y le escarbas por ahí debe estar el otro.
Besitos majaderos y sin bozal.

A.J. Domínguez dijo...

De la misma forma que "carajo" paso de ser un puesto de vigilancia en un barco a una maldición o un lugar muy remoto y que "envergonamiento" paso de significar vergüenza a referirse a otras cosas... ¬¬

ursula dijo...

Carmen:

Pues lo busqué y no apareció... fue tragado por algún hoyo negro del ciberespacio. Gracias por este otro, abrazos filológicos! Y a ver si ya se nos hace ese tan pospuesto encuentro.


A.J.:

Muchas gracias por tu visita y por tu comentario. Mira, qué interesante eso de carajo, no me la sabía, está bueno. E insisto, cómo? por qué? O sea... cómo pues?

Bueno ya, dejo de preguntar y te mando un ciber-saludo.